Me detuve frente al escaparate de un pequeño comercio. Observé durante un rato a los maniquíes que, suspendidos del techo, lucían sus cuerpos perfectos cubiertos tan solo por un bonito bikini. Eran varios torsos femeninos carentes de expresión, de personalidad y de cabeza. Ni tan siquiera contaban con extremidades con las que defenderse de mirones como yo."Arte, sexismo o demagogia" «Arte, sexismo o demagogia»

Me detuve frente al escaparate de un pequeño comercio. Observé durante un rato a los maniquíes que, suspendidos del techo, lucían sus cuerpos perfectos cubiertos tan solo por un bonito bikini. Eran varios torsos femeninos carentes de expresión, de personalidad y de cabeza. Ni tan siquiera contaban con extremidades con las que defenderse de mirones como yo.

Entonces imaginé que mi presencia allí durante un tiempo que comenzaba ya a ser prolongado podría hacerme parecer como un voyeur o un pajillero. Pero también como un curioso aficionado a el escaparatismo y el arte. Imagino que mi actitud dependería de lo turbio de la mirada de quien me observara.

Imagino que mi actitud dependería de lo turbio de la mirada de quien me observara. #OriolVillar #ElSilenciodelosLocos #Fotografía Clic para tuitear

Esta extraña situación me sumergió en una reflexión cuando menos curiosa. ¿Aquellos cuerpos de plástico, semidesnudos y colgados por el cuello, eran bellos y atractivos y su inocente finalidad era la de resultar llamativos para invitar a la compra? ¿O por el contrario eran una manifestacón de delirio falocéntrico que hacía apología de la tortura, de la mutilación y del linchamiento de mujeres a las que se había privado de cualquier signo de identidad?

Vivimos en tiempos en los que los dogmas y la intolerancia campan a sus anchas allá en donde uno fije su mirada. El totalitarismo no parece ser algo preocupante siempre que sean los míos quienes lo ejerzan. Por contra hasta la más mínima e inofensiva acción de mis adversarios puede convertirse en un auto de fe contra quienes intervienen en ella.

El totalitarismo no parece ser algo preocupante siempre que sean los míos quienes lo ejerzan. #OriolVillar #ElSilenciodelosLocos #Fotografía #Sexismo Clic para tuitear

De modo que hice la fotografía y tras sentirme observado por quienes aguardaba un autobús que los llevaría hasta sus hogares, aparté la mirada de los maniquíes y discretamente me aleje de allí tratando de llamar la atención lo menos posible. Temí que alguien me fotografiase a mi y su interpretación me sometiera al linchamiento mediático que tan bien se les da a quienes dicen tener la razón.

©  «Arte, sexismo o demagogia» es una fotografía de Oriol Villar-Pool.