Web del escritor Oriol Villar-Pool.. Descubrirás parte de mi trabajo. Relatos, Guiones y poemas. Apuntes sobre el amor, el odio y el horror

El día de la Independencia. 1ª parte. Un texto teatral de Oriol Villar-Pool

En cierta ocasión decidi presentarme a un concurso de teatro radiofónico organizado por Radio Nacional de España. Nunca había escrito pensando sólo en el resultado sonoro de mi narración. Lo cierto es que no sé si lo conseguí o no.
En la radio no me dieron ni las gracias por participar y una buena amiga me dijo que era un texto demasiado burgués como para ser comprendido por el común de los mortales. Eran otros tiempos y me dejaba influir más por las opiniones de los otros.

A mí me gusta el texto y como en casi todos mis trabajos la fantasía se entremezcla con mis recuerdos infantiles.
Aquí lo dejo querido/a lector/a para que opines disfrutes o ignores un texto que fue el primero de los que dediqué a las artes escénicas y que podrás encontrar en otras entradas en este mismo sitio web.

EL DÍA DE LA INDEPENDENCIA

DRAMATIS PERSONAE

Marcelo, ¿hijo? de Mamá

Mamá, ¿madre? de Marcelo.

Antonia, ¿tía? De Marcelo y hermana de Mamá.

Leona, anciana criada.

Luisa, amiga de Marcelo.


ESCENA:
En una cafetería y en casa de Mamá.

EPOCA:
Tal día como hoy aunque parezca ayer.


SONIDO AMBIENTE DE CAFETERÍA.

Luisa: ¡Quince días!¿Y no pensabas decirme nada?

Marcelo: Te lo estoy diciendo.

Luisa: ¡Porque te estoy interrogando!

Marcelo: ¡Por lo que sea! Pero te lo he dicho. ¿O no?

Luisa: Está bien, no discutamos… Bueno… ¿Y cómo es?

Marcelo: No sé, mujer… No vayas a creer que es gran cosa… Es un pisito… La verdad es que es bastante bonito.

Luisa: Bueno, bueno Marcelo. No te hagas el pobretón conmigo que nos conocemos demasiado.

Marcelo: Que no, Luisa. De verdad te lo digo. Es algo sencillo. Es más una inversión que otra cosa.

Luisa: ¿Seguro qué es sólo cosa de negocios?¿No piensas vivir en él? Si es tan coqueto deberías aprovecharlo. ¿No te parece que ya vas estando mayorcito como para seguir viviendo con tu mamá?

Marcelo: Ya, ya lo sé, y esa es mi intención… La verdad es que estoy ilusionado.

Luisa: Me alegra oírte decir eso.

Marcelo: Lo que en realidad me preocupa es la reacción de mi madre.

Luisa: A todas les desconcierta un poco la emancipación de sus hijos.

Marcelo: Pero ya sabes como es.

Luisa: Se acostumbrará… Tampoco te vas a ir al fin del mundo.

Marcelo: Eso es cierto. Pero no sé como se va a tomar el hecho de que me vaya de casa y la deje sola con sus recuerdos y sus dos inquilinas.

Luisa: ¡No las llames inquilinas! Tu tía Antonia y Leona le hacen mucha compañía. Bastante más que tú, que no estás nunca en casa. Además, es ley de vida… Y tú ya tienes cuarenta y dos años. En la mayoría de las especies animales ya estarías muerto. Así que vas con un poquito de retraso. ¿No te parece?

Marcelo: Tampoco hace falta que me humilles.

Luisa: Perdona. Pero es que a veces los tíos necesitáis que os den un empujón para animaos a tomar alguna iniciativa.

Marcelo: Pero es que la relación entre las tres es…, cómo diría yo… ¿Poco amigable?

Luisa: ¿Y qué esperabas después de tantos años juntas?

Marcelo: Ya… Ya lo sé…

Luisa: Digamos que su relación es…., ¿correcta?

¿No te parece un poco fuera de lugar usar gafas de sol en el salón?

Marcelo: De acuerdo llamémosla así… Pero piensa que se han utilizado unas a otras siempre que lo han necesitado, y eso les ha creado una extraña mezcla de gratitud y de rencor.

Luisa: ¡Qué exagerado eres!

Marcelo: Ríete. Pero en ese microcosmos yo siempre he sido el único conciliador posible… Me siento incapaz de imaginar lo que allí puede suceder el día en que yo falte.

Luisa: Pareces un padre preocupado por la virtud de sus hijas.

Marcelo: Mira, me voy a hablar con mi madre antes de que continúes riéndote de mí. Adiós.

EFECTO DE TIMBRE QUE SUENA VARIAS VECES CON CIERTA INSISTENCIA.

EFECTO DE ANCIANA ARRASTRANDO LAS ZAPTILLAS.

Leona: (CON VOZ AHOGADA) ¡Voy!¡Voy!¡Jesús que poca paciencia tiene este niño!

EFECTO DE VARIOS CERROJOS QUE SON ABIERTOS CON DIFICULTAD.

Marcelo: Buenas tardes Leona.

Leona: Buenas tardes señorito. ¿Ha vuelto a olvidar sus llaves?

Marcelo: ¿Las llaves? Pues no…, creo que no. Mira aquí las tengo en el bolsillo de la gabardina.

EFECTO DE CHOQUE DE LLAVES ENTRE SÍ.

Leona: Señorito… Señorito.

Marcelo: Hay Leona, Leona.

Leona: ¿Ya ha merendado?

Marcelo: Sí, mujer. Ya he merendado.

Leona: Pero tomará una taza de té con la señora. ¿Verdad?

Marcelo: Claro… Como todos los días.

Leona: Todos no, señorito. Todos no.

Marcelo: ¿Tú me quieres mucho verdad Leona?

Leona: ¡Bien sabe usted que sí!

Marcelo: ¿Y harías cualquier cosa por mí?

Leona: A mis años poco creo que pudiera hacer… Pero si estuviese en mi mano, no lo dude.

Marcelo: (RESIGNADO) Entonces no me hagas repetir todos los días que no me gusta que me trates como si fuera un vizconde, mujer. Que me haces sentir muy viejo.

Leona: La vejez y el respeto no siempre van de la mano, Marcelo.

Marcelo: Tutéame al menos.

Leona: ¡Eso nunca!

Marcelo: Mujer.

Leona: (MOLESTA) ¿No pretenderá hacerme cambiar a estas alturas?

Marcelo: Ven aquí y deja que te de un beso. (EFECTO BESO EN LA MEJILLA) Vamos, vamos. No te sulfures.

Leona: Es que tiene usted cada cosa.

Marcelo: Pero si me cambiaste los pañales cuando era niño.

Leona: Y todavía lavo su ropa. Pero una cosa es una cosa y…

Marcelo: Tienes mala cara. ¿Te ha pasado algo?

Leona: (MOLESTA) A mí… A mí qué me va a pasar.

Marcelo: ¿Ya te está dando la lata otra vez tu reuma?

Leona: A mi reuma no le ocurre nada.

Marcelo: Has vuelto a discutir con mi madre.

Leona: (MOLESTA) Yo con la señora no discuto.

Marcelo: Ya, ya.

Leona: No sea irónico conmigo, por favor, Marcelo.

Marcelo: Te ha soltado una de sus arengas.

Leona: Eso son cosas nuestras.

(EFECTO BESO EN LA MEJILLA)

Leona: ¡Jesús que besucón ha venido usted hoy!

Marcelo: ¿Y tía Antonia?

Leona: En su habitación.

Marcelo: ¿Ha tomado parte ella en la discusión?

Leona: No sé de que me esta hablando, señorito

Marcelo: Así que también te ha reñido.

La vejez y el respeto no siempre van de la mano, Marcelo. #OriolVillar #ElSilenciodelosLocos #Microdolor Clic para tuitear

Leona: Me voy a preparar el té que ya he hablado demasiado por hoy. Vaya usted a ver a su madre a la salita que yo tengo mucho que hacer.

EFECTO PUERTA QUE SE ABRE.

MÚSICA EN PG. UNA VIEJA CANCIÓN FRANCESA.(“LA FILLE DE LONDRES” INTERPRETADA POR GERMAINE MONTERO)

EFECTO DE PASOS DE MARCELO RECORRIENDO LENTAMENTE LA HABITACIÓN.

Marcelo: No comprendo como aún te queda algo de vista con esa afición tuya a leer en penumbra. Voy a encender la luz.

EFECTO INTERRUPTOR DE LA LUZ.

Mamá: ¡Jesús que exageración! Haz el favor de pasarme las gafas.

Marcelo: ¿No te parece un poco fuera de lugar usar gafas de sol en el salón?

EFECTO DE DOBLAR EL PERIÓDICO Y DE LEVANTARSE.

Mamá: Ya que te veo dispuesto a enmendarme la plana en todo, si te parece me adelantaré a ti y ya quito yo la música. ¿Porque supongo que también irás a decirme algo sobre ella?

EFECTO DE APAGAR EL TOCADISCOS.

Marcelo: Hay mamaíta, cuanto te quiero, pero qué exagerada eres.

EFECTO DE BESO SONORO EN LA MEJILLA.

Marcelo: ¿Nos sentamos?

EFECTO DE SENTARSE LOS DOS.

Marcelo: Ahhh. Estoy agotado. No he parado en todo el día.

EFECTO DE ABRIR EL PERIODICO.

Mamá: (PISÁNDOLE LA FRASE) ¿Sabes quien ha muerto?

Marcelo: (IRÓNICO) No sé. Deja que adivine. ¿Machado-Ruibal?

Mamá: No.

Marcelo: ¿Palacios?

Mamá: Tampoco.

Marcelo: Sánchez-Carrero, entonces.

Mamá: Me parece que tu falta de respeto hacia los difuntos es intolerable.

Marcelo: Así que ha sido Sánchez quien se ha ido al otro barrio.

Mamá: Machado murió la semana pasada. Pero claro como apenas te dejas ver por casa, pues tuve que ir yo sola al funeral.

Marcelo: Lo siento mamá.

Mamá: Todo el mundo me preguntó por ti… No supe qué contestar.

Marcelo: Pues que estaba trabajando, como todo el mundo.

Mamá: Como todo el mundo,¡no!

Marcelo: ¡Mamá!

Mamá: No sé que necesidad tienes de trabajar tanto y dejar aquí sola a tu pobre madre, abandonada a los peligros que me acechan por todas partes.

Marcelo: No seas exagerada. Ni los peligros son tantos. Ni estás tan sola.

Mamá: No pretenderás que crea que una hermana neurótica y una sirvienta vieja e inútil son de alguna ayuda para mí.

Marcelo: Ya están mayores… Si necesitas a alguien más dímelo y pondremos un anuncio en el periódico.

Mamá: ¡No quiero criadas en esta casa! Ya he tenido bastante con Leona. Hemos vivido cincuenta y cuatro años las mismas personas bajo este techo y lo seguiremos haciendo hasta el día en que me muera.

Marcelo: Yo no soy tan mayor.

Mamá: Lo tuyo es distinto.

Marcelo: ¿Y papá? No hace tanto que murió.

Mamá: Tu padre no era mala persona, bien lo sabe Dios. Pero tampoco puede decirse que tuviera una gran personalidad.

Marcelo: ¿A dónde quieres llegar?

Mamá: Se pasó la vida leyendo varios periódicos al día, sentado en esa butaca en la que estás tú, sin más ambición que la de terminar el crucigrama antes de la hora de comer. De modo que quien más notó su vacío fue probablemente el librero.

Marcelo: Cuando te pones destructiva, no hay quien te supere.

Mamá: ¿Te ha visto llegar Leona?

Marcelo: Sí, me ha abierto la puerta.

Mamá: Entonces quizá se le ocurra hacer un poco de té.

Marcelo: ¿Y Antonia?

Mamá: (TRAS UN BREVE SILENCIO) Parece que por fin empieza el buen tiempo.

Marcelo: Ya iba siendo hora. Porque vaya mesecito de julio que hemos pasado.

Mamá: Malvivir todo el año ahorrando, para que al final tus vacaciones acaben pasadas por agua, es una fatalidad.

Marcelo: Tiene que ser desolador.

Mamá: Pobres gentes. De todos modos, no sé a qué santo viene esa afición que le ha entrado a todo el mundo por salir corriendo en verano a cualquier parte. ¡Con lo bien que se está en casa! ¿No te parece?

Marcelo: Bueno sí. Aunque en realidad, creo a ti también te sentaría bien un poco de aire puro de la montaña.

Mamá: Ya tomé, en su momento, todo el aire puro que necesitaba.

Marcelo: Salir de estas cuatro paredes te dulcificaría el carácter.

Tu padre no era mala persona, bien lo sabe Dios. Pero tampoco puede decirse que tuviera una gran personalidad. #OriolVillar #ElSilenciodelosLocos #Microdolor Clic para tuitear

Mamá: ¿Mi carácter?¿Acaso puede saberse qué le pasa?¿Y qué es eso de llamar a tu hogar “cuatro paredes”? No hay nada como la casa de uno… Mira a tu alrededor y dime si puede existir en el mundo un lugar más acogedor que éste… Un rincón más agradable en el que ver pasar la vida….

EFECTO DE CAMPANILLA

Mamá: ¿…Es que esta bruja no piensa traernos el té?

Marcelo: (DUBITATIVO) A propósito del hogar… y de la casa de uno… Quería decirte algo…

Mamá: Dime, hijo… Dime.

Marcelo: Me… Me he comprado… Me he comprado un piso.

Mamá: Me parece muy bien.

Marcelo: ¿De verdad que te parece bien?

Mamá: Claro hijo. ¿Por qué no me lo iba a parecer?

Marcelo: No sé. Pensé que no iba a hacerte mucha gracia.

Mamá: El dinero hay que invertirlo, y si es en fincas, pues mejor que mejor.

Marcelo: No, si en eso tienes razón. Pero…

Mamá: Mira, si el simple de tu padre hubiera manejado mejor la herencia de tu abuelo. Otro gallo nos hubiera cantado.

Marcelo: Pero siempre nos ha ido muy bien.

Mamá: Es que no sabes cómo podríamos haber vivido si me hubiera hecho caso. Pero aquellos eran otros tiempos y la opinión de una esposa no era más que eso, una opinión que se escuchaba como el que oía llover.

EFECTO NUDILLOS QUE GOLPEAN SUAVEMENTE Y PUERTA QUE SE ABRE.

Leona: Con su permiso.

Mamá: ¿Y tú qué quieres ahora?

Leona: Las zapatillas del señorito.

Marcelo: Pasa, pasa Leona.

Continuará…Leer: El día de la Independencia.  2ª parte. Un texto teatral de Oriol Villar-Pool

© “El día de la Independencia» es un texto de teatro radiofónico de Oriol Villar-Pool

2 comentarios

  1. Marianella

    Me ha encantado, en cuanto finalice de escribir este comentario pienso leer la segunda parte. Muchas gracias por compartir su talento Sr.Oriol

  2. Oriol Villar-Pool

    Muchas gracias.
    Tienes muchos textyos en esta web, pero si te apetece leer mis libros puedes encontrarlos en Amazon: https://amzn.to/37DSiED
    Muchas gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *