«Frankenstein o el moderno prometeo» de Mary Shelley. Fue publicado por primera vez en 1818 y es considerado uno de los primeros trabajos de ciencia ficción en la literatura. La historia sigue a Victor Frankenstein, un joven científico que crea un ser viviente a través de la reanimación de restos humanos. Sin embargo, la criatura resultante es rechazada por su apariencia y se convierte en un ser solitario y desafortunado. La novela aborda temas como la ética científica, la responsabilidad y las consecuencias de jugar a ser Dios. «Frankenstein» ha tenido un impacto duradero en la cultura popular y ha sido adaptado en numerosas películas, obras de teatro y otros medios de comunicación.

«Frankenstein» de Mary Shelley: Un monstruo de emociones y reflexiones.

¡Bienvenidos a un mundo donde la ciencia desafía los límites de la moralidad y la creación se convierte en una historia de terror y desesperación! En el año 1818, Mary Shelley dio vida a una de las obras maestras más icónicas de la literatura: «Frankenstein». En las páginas de esta novela, nos sumergimos en un torbellino de emociones que van desde la maravilla científica hasta el horror existencial, mientras Shelley teje una narrativa que trasciende el tiempo y el género.

¿Qué sucede cuando un científico ambicioso se aventura más allá de los límites de la ética para desafiar a la naturaleza? ¿Cómo lidia un ser creado con el rechazo y la soledad? «Frankenstein» no es solo una historia de monstruos y experimentos, es un viaje emocional que examina la responsabilidad humana, la alienación y las consecuencias de jugar a ser Dios.

Prepárate para adentrarte en un mundo donde la ciencia y la humanidad chocan en una batalla épica por la comprensión y la aceptación. «Frankenstein» no es solo una novela, es un espejo que nos obliga a enfrentar nuestras propias creaciones, ya sean físicas o metafóricas. ¿Estás listo para explorar los rincones oscuros de la mente humana y descubrir los matices de la creación y la destrucción? ¡Acompáñanos en este viaje literario que te hará cuestionar lo que significa ser verdaderamente humano!

#Frankenstein de #MaryShelley es un espejo que nos obliga a enfrentar nuestras propias creaciones, ya sean físicas o metafóricas. #OriolVillarPool #ElSilenciodeLosLocos Clic para tuitear
FRANKENSTEIN MARY SHELLEY Oriol Villar Pool El silencio de los locos

FRANKENSTEIN
MARY W. SHELLEY, 2020

Nº de páginas: 288 págs.
Encuadernación: Tapa dura
Editorial: Lunwerg Editores
Lengua: CASTELLANO
ISBN:  9788418260179
Comprar en Casa del Libro

Frankenstein de Mary Shelley: Más allá del monstruo y la ciencia.

Mary Shelley, a la tierna edad de dieciocho años, dio vida a una de las obras literarias más impactantes y perdurables de la historia: «Frankenstein». Publicada por primera vez en 1818, esta novela no solo es un clásico de la literatura gótica, sino que también se erige como un espejo que refleja los temores y las inquietudes de la sociedad de la época. Aunque muchos puedan asociar «Frankenstein» con el icónico monstruo creado en un laboratorio, la obra va mucho más allá de las imágenes cinematográficas y nos invita a reflexionar sobre la ética científica, la soledad y las implicaciones de jugar a ser Dios.

La trama en Frankenstein

La trama se desarrolla a través de las cartas de un navegante ártico llamado Robert Walton, quien descubre a un hombre desfallecido en el hielo, revelando así la historia de Víctor Frankenstein. Víctor, un joven apasionado por la ciencia, se embarca en una búsqueda obsesiva para trascender los límites de la vida y la muerte, creando un ser animado a partir de partes de cadáveres. Sin embargo, el sueño de Víctor se convierte en pesadilla cuando su criatura, repudiada por su propia apariencia, se sumerge en un viaje de soledad y desesperación.

La ciencia como un vehículo para explorar las consecuencias éticas de la ambición desmedida.

Uno de los elementos más fascinantes de «Frankenstein» es cómo Mary Shelley utiliza la ciencia como un vehículo para explorar las consecuencias éticas de la ambición desmedida. En una época marcada por el auge de la Revolución Industrial y los avances científicos, Shelley se sumerge en el debate sobre hasta dónde deberíamos llegar en nuestra búsqueda de conocimiento. A través de Víctor, nos enfrentamos a preguntas atemporales sobre la responsabilidad del científico y las posibles ramificaciones de desafiar la naturaleza.

Frankesntein un ser sensible y reflexivo.

El personaje de la criatura, a menudo malinterpretado por las adaptaciones cinematográficas, se presenta como un ser sensible y reflexivo en la novela. Su sufrimiento nos lleva a cuestionar la naturaleza humana y la moralidad que nos lleva a juzgar a otros por su apariencia. Mary Shelley nos invita a mirar más allá de las cicatrices físicas de la criatura y a explorar las cicatrices emocionales de aquellos que son marginados y rechazados.

La soledad, un tema recurrente en «Frankenstein»,

La soledad es un tema recurrente en «Frankenstein». Tanto Víctor como su creación experimentan la amargura de la alienación. Víctor, a pesar de sus logros científicos, se encuentra solo en su obsesión y se aleja de sus seres queridos. Por otro lado, la criatura, desprovista de compañía y comprensión, enfrenta la crueldad del rechazo social. Shelley nos insta a reflexionar sobre el poder destructivo de la soledad y cómo la falta de conexión humana puede convertirnos en monstruos.

La estructura narrativa de «Frankenstein».

Además de la trama cautivadora, la estructura narrativa de «Frankenstein» también merece atención. Contada en forma de cartas y relatos, la novela nos sumerge en las perspectivas de diferentes personajes, ofreciéndonos una visión completa de la historia. Este enfoque nos permite empatizar con los diversos personajes y comprender sus motivaciones y dilemas.

Más allá de una simple historia de horror,

«Frankenstein» de Mary Shelley va más allá de ser una simple historia de horror. Es una obra maestra que nos desafía a explorar las complejidades de la moralidad, la ciencia y la condición humana. La capacidad de Shelley para tejer una narrativa emocionalmente rica y provocadora de reflexiones la ha convertido en un pilar de la literatura clásica.

Así que, si aún no te has aventurado en las páginas de «Frankenstein», te invito a hacerlo. Prepárate para un viaje que va más allá del monstruo y la ciencia, hacia las profundidades de la psique humana y las cuestiones eternas que nos enfrentamos como seres pensantes en este vasto y complejo universo.

#Frankenstein de #MaryShelley nos desafía a explorar las complejidades de la moralidad, la ciencia y la condición humana. #OriolVillarPool #ElSilenciodeLosLocos Clic para tuitear

Mary Shelley y su Impacto Duradero: La Madre de «Frankenstein»

Mary Wollstonecraft Shelley, nacida en 1797, no solo dejó una huella imborrable en la literatura, sino que también desafió las expectativas de su tiempo y sentó las bases para el género de ciencia ficción. Hija de Mary Wollstonecraft, una destacada escritora y defensora de los derechos de las mujeres, y del filósofo político William Godwin, Shelley creció inmersa en un ambiente intelectual que influyó en su perspectiva única.

A la edad de dieciocho años, Mary Shelley concibió la idea que la convertiría en una figura literaria icónica. Durante un verano tormentoso en 1816, mientras se encontraba en Suiza con su esposo Percy Bysshe Shelley y Lord Byron, surgió la semilla de «Frankenstein». Inspirada por discusiones sobre la reanimación de cadáveres y desafiando las convenciones literarias de la época, Mary Shelley dio vida a una obra que cambiaría el panorama literario.

Publicada en 1818, «Frankenstein; o, el moderno Prometeo» se erige como un hito literario y cultural. La novela aborda temas como la ambición científica, la ética de la creación y las consecuencias morales de jugar a ser Dios. A través de la historia de Víctor Frankenstein y su criatura, Shelley desentraña las complejidades de la humanidad y nos hace cuestionar la moralidad inherente a la búsqueda del conocimiento.

«Frankenstein» y su capacidad para trascender su tiempo.

La importancia de «Frankenstein» radica en su capacidad para trascender su tiempo, ofreciendo reflexiones atemporales sobre la ética científica y la responsabilidad humana. La obra ha inspirado innumerables adaptaciones y reinterpretaciones en diversas formas de medios, desde películas hasta obras de teatro y más allá. La figura del monstruo, a menudo malinterpretada, se convierte en un símbolo de la alienación y la búsqueda de identidad.

Mary Shelley, más allá de la autora de «Frankenstein».

Mary Shelley, más allá de ser la autora de «Frankenstein», continuó su carrera literaria con otras obras, aunque ninguna alcanzó la misma fama que su obra maestra. Sin embargo, su legado perdura como una voz que desafió las normas de su época y abrió nuevas fronteras en la literatura.

Mary Shelley no solo creó un monstruo literario, sino que también se convirtió en una pionera que influyó en generaciones de escritores y lectores, recordándonos que la verdadera grandeza a veces surge de las mentes más inesperadas. Su impacto sigue resonando, asegurando que su contribución a la literatura sea recordada y celebrada a lo largo del tiempo.

Aquí te presento algunas obras destacadas de Mary Shelley junto con los años de su publicación:

  • «Frankenstein; o, el moderno Prometeo» (1818): La obra más conocida de Mary Shelley, publicada cuando apenas tenía 20 años. Es considerada una piedra angular del género de ciencia ficción y literatura gótica.
  • «Valperga» (1823): Una novela histórica que se desarrolla en Italia durante el siglo XIV. Aunque no alcanzó la misma popularidad que «Frankenstein», sigue siendo un trabajo notable de Shelley.
  • «The Last Man» (1826): Una novela de ciencia ficción que se sitúa en un futuro distópico. Shelley exploró temas como la soledad, la pérdida y la decadencia de la sociedad humana en esta obra.
  • «Lodore» (1835): Una novela que aborda temas de amor, matrimonio y el papel de las mujeres en la sociedad. Aunque no es tan conocida como algunas de sus otras obras, aún ofrece una visión interesante de las preocupaciones sociales de la época.
  • «Falkner» (1837): La última novela publicada en vida de Mary Shelley. Combina elementos de la novela gótica con la exploración de cuestiones éticas y morales.

Si bien «Frankenstein» es su obra más célebre, las otras obras de Mary Shelley también revelan su versatilidad como escritora y su capacidad para explorar una variedad de géneros y temas a lo largo de su carrera literaria.

Un Libro una hora 67: Frankenstein o el moderno Prometeo | Mary Shelley

Era completamente de noche cuando llegué a las afueras de Ginebra; las puertas de la ciudad ya estaban cerradas, y tuve que pasar la noche en Secheron, un pueblecito a media legua al este de la ciudad. El cielo estaba sereno, y puesto que no podía dormir, decidí visitar el lugar donde habían asesinado a mi pobre William. Como no podía atravesar la ciudad, me vi obligado a cruzar hasta Plainpalais en barca, por el lago.
Durante el corto recorrido, vi los relámpagos que, sobre la cima del Mont Blanc, dibujaban las más hermosas figuras. La tormenta parecía avecinarse con rapidez y, al desembarcar, subí a una colina para desde allí observar mejor su avance. Se acercaba; el cielo se cubrió de nubes, y pronto sentí la lluvia caer lentamente, y las gruesas y dispersas gotas se fueron convirtiendo en un diluvio. Abandoné el lugar y seguí andando, aunque la oscuridad y la tormenta aumentaban por minutos y los truenos retumbaban ensordecedores sobre mi cabeza. La cordillera de Saléve, los montes de jura y los Alpes de Saboya repetían su eco. Deslumbrantes relámpagos iluminaban el lago, dándole el aspecto de una inmensa explanada de fuego.
Luego, tras unos instantes, todo quedaba sumido en las tinieblas, mientras la retina se reponía del resplandor. Como sucede con frecuencia en Suiza, la tormenta había estallado en varios puntos a la vez. Lo más violento se cernía sobre el norte de la ciudad, sobre esa parte del lago entre el promontorio de Belrive y el pueblecito de Copét. Otro núcleo iluminaba más débilmente los montes jurásicos, y un tercero ensombrecía y revelaba intermitentemente la Móle, un escarpado monte al este del lago. Admiraba la tormenta, tan hermosa y a un tiempo terrible, mientras caminaba con paso ligero. Esta noble lucha de los cielos elevaba mi espíritu. Junté las manos y exclamé:
«William, mi querido hermano. Este es tu funeral, ésta tu endecha.» Apenas había pronunciado estas palabras cuando divisé en la oscuridad una figura que emergía subrepticiamente de un bosquecillo cercano. Me quedé inmóvil, mirándola fijamente: no había duda. Un relámpago la iluminó y me descubrió sus rasgos con claridad. La gigantesca estatura y su aspecto deformado, más horrendo que nada de lo que existe en
la humanidad, me demostraron de inmediato que era el engendro, el repulsivo demonio al que había dotado de vida.

FRANKENSTEIN – MARY SHELLEY
FRANKENSTEIN – AUDIOLIBRO COMPLETO CASTELLANO – MARY SHELLEY
Mary Shelley y Frankenstein: la creación de un mito | Antonio Ballesteros – Fundación Juan March

Te ha interesado el post. ¿Te apetece decir algo más?
NO te cortes hazlo en los comentarios, me gustará responderte.

© «Entre sombras y ciencia: El legado perdurable de Frankenstein.» Es una reseña de Oriol Villar-Pool