Siempre me han fascinado los espejos. Desde mi más tierna infancia, desde mi pasado más remoto, no ha dejado de llamar mi atención esa imagen que el vidrio, dotado de poderes mágicos, refleja para devolvernos nuestra realidad.

Acabo de publicar una nueva fotografía en Instagram"Frente a tu espejo" Siempre me han fascinado los espejos. Desde mi más tierna infancia, desde mi pasado más remoto, no ha dejado de llamar mi atención esa imágen que el vidrio dotado de poderes mágicos,

«Frente a tu espejo»


Siempre me han fascinado los espejos. Desde mi más tierna infancia, desde mi pasado más remoto, no ha dejado de llamar mi atención esa imagen que el vidrio, dotado de poderes mágicos, refleja para devolvernos nuestra realidad.

En ocasiones no resulta sencillo identificarnos en una fotografía, pues ésta nos muestra tal y como somos y no como nos vemos en el reflejo especular que nos observa a diaro.

Siendo pequeño comprendí que jamás me había visto a mí mismo.

Que no conseguiría nunca observarme tal y como los demás me veían.

Yo sólo podría verme reflejado o repoducido por cualquier tipo de sistema más o menos sofisticado. Pero lo cierto es que la única persona en el mundo que no iba a poder verme jamás era yo. El único ser en el universo que no podría ser conciente realmente de la imagen que proyecta frente a los demás era yo.

Siendo pequeño comprendí que jamás me había visto a mí mismo. Que no conseguiría nunca observarme tal y como los demás me veían. #OriolVillar #Escritor #Espejo Clic para tuitear

Tendría yo unos seis o siete años cuando descurí este «misterio» y desde entonces los espejos me han fascinado.

No dejo de imaginar el universo que ocultan más allá de la imagen que nos permiten observar.

Recuerdo un Sketch de Groucho y Harpo Marx en su película Sopa de ganso (1933) en el que ambos jugaban con su imagen reflejada en un juego tan imposible como magistral, y entonces comprendí que yo no era el único a quien le obsesionaba «el reflejo de la existencia» y la ilusión que esta misma imagen reflejada provoca en nuestra mente.

Más tarde descubrí que muchos artistas, de todo tipo y disciplina, habían explorado ese mismo universo reflejado, que tanto me había impresionado en mi niñez y que, con el paso del tiempo, se ha ido convirtiendo en una obsesión cada día más fascinante.

© «Frente a tu espejo.» es una fotografía de Oriol Villar-Pool