Cuando suena una puerta, cuando alguien llama desde el otro lado caben esperar cosas muy diversas. Pero si algo trae siempre la llamada de una aldaba es la sorpresa, la alegría, la pena y también la tristeza. 

Pomo puerta rojo mano hierro

La Llamada

Cuando suena una puerta, cuando alguien llama desde el otro lado caben esperar cosas muy diversas. Pero si algo trae siempre la llamada de una aldaba es la sorpresa, la alegría, la pena y también la tristeza.

Si la llamada es en la madrugada nada bueno suele acompañarla. El sonar del llamador puede traer las palabras de amor de alguien a quien ya no se esperaba, o quizás las del abandono de quien ya hace tiempo que partió.

El llamador puede traer las palabras de amor de quien ya no se esperaba, o las del abandono de quien hace tiempo que partió. #OriolVillarPool #OriolVillar #ElSilenciodelosLocos Clic para tuitear

Cuando alguien llama a la casa de una anciana su sonrisa dibuja sus labios. Una inmensa esperanza trae la ensoñación a la bella dama con la visita de un ser querido, de un poco de compañía, de unas palabras de alivio ante la soledad más inmensa del universo.

Pero también suena el picaporte cuando la violencia cierra la puerta. Cuando quien abandona el hogar deja constancia del desagrado con el que lo hace. Ese estruendo y su eco metálico dejan tras de si un silencio espeso, viscoso, denso y doloroso. Un lamento por la pérdida de quien compartió el lado interior de esa puerta, sus secretos, sus misterios, su amor y sus desprecios.

Un sonar tímido, como incompleto, es de los niños que alcanzan la mano metálica de puntillas. Un sonido menor pero inmenso, rebosante de alegría y de esperanza. El sonar del amor de los inocentes, de la sonrisa de los débiles, de las lágrimas de los abandonados.

Un metal que recuerda a tantos como lo usaron para informar de su presencia. De quienes se llegaron hasta allí con las más variadas intenciones y deseos.

Un metal que recuerda a quienes se llegaron hasta allí con las más variadas intenciones y deseos.#OriolVillarPool #OriolVillar #ElSilenciodeloslocos #Fotografia Clic para tuitear

Décadas de golpes secos, rotundos, acompasados, repetidos, arrepentidos, timoratos y acomplejados. Sones cargados de intención, dotados de segundas lecturas, de terceras interpretaciones, de infinitos designios.

Una llamada en suma siempre cargada de sorpresas e incertidumbre y también de alegrías, ilusiones y esperanza.

 

 

 

Sister Midnight · Iggy Pop The Idiot ℗ 1977


© «La llamada» es una fotografía de Oriol Villar-Pool.