Hay quienes ven en una puerta una oportunidad y otras muchas solo ven un muro infranqueable. Al situarte frente a una puerta puedes decidirte a cruzar su umbral y a caminar hacia la vida, o también puedes plantearte la imposiblidad de atravesarla y vencer la resitencia de los siete cerrojos que tan solo tu mente ha creado.

La puerta del cielo

«La puerta del cielo»

Allá por los primeros años ochenta Michael Cimino deslumbró al mundo y arruinó a su estudio con la película «La puerta del cielo»(Heaven’s Gate). Cimino se tomó todo el tiempo del mundo para hacer poesía con una hermosa e incomprendida historia que muy pocos vieron y casi ninguno valoró como se debía.

Amar u odiar es tan solo una cuestión de elección, pero la alegría o el dolor de nuestras decisiones en los demás, eso ya es otra cosa. #oriolVillar #ElSilenciodelosLocos #MichaelCimino #BobDylan #Fotografía #LapuertadelCielo Clic para tuitear

Una década antes Bob Dylan componía «Knockin’ On Heaven’s Door», una pieza que quien la escucha no la olvida jamás. Siempre que esta canción regresa a mi sueño con escucharla por primera vez. Regresar a ese estado virginal en que la emoción y la curiosidad se entretejen y te arrastran hsta un universo desconocido.

¿Y tú te preguntarás a qué viene esta disgresión sobre el cielo?

Y yo querido lector te diré que lo que de verdad me interesa son las puertas. Las que dan acceso al eden, porque también pueden, y de hecho lo hacen, abrirse en tu descenso a los infiernos.

Son puertas que se abren para permitir el acceso a las parejas de enamorados en su primer ascenso a un hogar en común. Son las que nos acompañan en el regreso y en la partida que nos reúne o aleja de aquellos a quienes queremos. Pero también se cierran tras el último viaje por el que el infortunio se dirige al camposanto.

Puertas que se cierran tras el último viaje por el que el infortunio se dirige al camposanto. #OriolVillar #ElSilenciodeloslocos #MichaelCimino #BobDylan #LaPuertadelCielo Clic para tuitear

Hay quienes ven en una puerta una oportunidad y otras muchas solo ven un muro infranqueable. Al situarte frente a una puerta puedes decidirte a cruzar su umbral y a caminar hacia la vida, o también puedes plantearte la imposiblidad de atravesarla y vencer la resitencia de los siete cerrojos que tan solo tu mente ha creado.

Prefiero a Michael Cimino y a Bob Dylan quienes llamaron a la puerta y no tuvieron miedo en abrirla, en explorar caminos poco o nada transitados, con diferente éxito, eso sí que es cierto. Pero es paarte del juego y de la vida.

Si tú atraviesas al otro lado o te quedas fuera, eso es tan solo una decisión personal. Pero es conveniente reflexionar sobre las consecuencias de cada uno de nuestros actos, y lo que éstas pueden acarrearnos a nosotros y a quienes, como los naipes de un castillo frágil e inestable, están en nuestro círculo más próximo.

Amar u odiar es tan solo una cuestión de elección, pero la alegría o el dolor de nuestras decisiones en los demás, eso ya es otra cosa.

© «La puerta del cielo» es una fotografía de Oriol Villar-Pool.