«Lágrimas de metal» es un relato que pertenece a mi primer libro de relatos titulado «EL SILENCIO DE LOS LOCOS y otras historias reales. Apuntes sobre el amor, el odio, el horror y otras cosas».

Este fragmento del relato titulado «Lágrimas de metal» forma parte de la recopilación de 15 relatos incluídas en el libro «El silencio de los locos». El Silencio de los Locos y otras historias reales, apuntes sobre el amor, el odio, el horror y otras cosas es precisamente eso, un libro de notas y apuntes convertidos en relatos a lo largo de los años.

En estos textos podrás encontrar una mirada irreverente, irónica y sentimental sobre situaciones que en otras manos resultarían espeluznantes. El Silencio de los Locos se mueve entre el relato más salvaje, la incorrección política y un lirismo en ocasiones extremo.

Amigas despechadas; viejos profesores travestidos; espabilados musculados; entierros estrafalarios; Heavys sin futuro; conejos voladores; convenciones lisérgicas; sesiones de cine sangriento aún más sangrientas; siniestros urinarios; filetes vengadores; ansias de independencia; y locura, mucha locura.

Estas son algunas de las historias que te acompañarán a lo largo de todas las páginas del libro. Espero de todo corazón que te diviertan, te inquieten y te conmuevan…

… y por favor no te las tomes demasiado en serio.

#ElSilencioDeLosLocos se mueve entre el relato más salvaje, la incorrección política y un lirismo en ocasiones extremo. #OriolVillar #Libro Clic para tuitear

Si te apetece dar tu opinión no dudes en hacerlo en los comentarios que encontrarás al final del texto. Me encantará conocer tus pensamientos sobre este poema y el tema tratado en él.


LÁGRIMAS DE METAL

Tomás era feo, desaliñado y sin ningún atractivo digno de mención. En unas semanas cumpliría los cuarenta años. Se levantaba de la cama a media mañana y todavía albergaba la esperanza de encontrar su primer empleo. Vivía en un pequeño y desvencijado ático. Un habitáculo que en sus mejores tiempos ya era inhabitable. Un lugar en donde no querían vivir ni los más miserables de los más miserables de su barrio.

Breñales Sur, más que un barrio era una aberración urbanística. Bloques desvencijados de cuatro plantas de ladrillo por aquí y por allá. La uralita y el aluminio brotaban en el descampado como los frutos olvidados de un dios miserable. Las aceras nunca llegaron a existir. Todo allí era un enorme barrizal. Vehículos y yonquis descacharrados agonizaban cada noche a la espera de un alba incierta.

Tomás dormía en un sofá que su madre compró al casarse. El mismo que acogió a su padre cuando el alcohol y los excesos le alejaron de la cama conyugal.

Ese era el hogar de Tomás. Allí convivía con su madre y con una hermana mucho más joven que él. Una niña fruto de un embarazo no deseado, ya por un despiste, por un abuso o por ambas cosas. El asunto nunca quedó demasiado claro para Tomás y a su hermana parecía no importarle demasiado.

El mismo sofá que acogió a su padre cuando el alcohol y los excesos le alejaron de la cama conyugal. #OriolVillar #ElSilenciodelosLocos #Libro #Relatos Clic para tuitear

Llamar ático a aquel cuchitril era dotarlo de un glamour del que carecía por completo. En realidad era un diminuto piso, casi una buhardilla bajo cubierta, al que sobraban las humedades y la incomodidad. Situado en la peor barriada de la ciudad, para Tomás era el único lugar en su mundo conocido al que podía llamar hogar…

 

© “Lágrimas de metal” es un relato de Oriol Villar-Pool incluído en su libro EL SILENCIO DE LOS LOCOS.