A continuación podrás leer la Sinopsis de un guión para un largometraje titulado Los Hijos de Noé. Con este guión participé en un concurso celebrado por el programa de Televisión Española Versión Española.

El proceso creativo fue tan intenso y removió tantas cosas en mi interior que mientras lo escribía por las mañanas, dedicaba las tardes a  concebir algunos de los disparatados relatos que también podrás encontrar en este mismo sitio web OriolVillar.es.

Realidad y ficción; emociones a flor de piel; recuerdos y  fantasías; experiencias extaordinarias son algunos de los elementos que componen este guión al que tengo un cariño especial.

Espero que tras la lectura de esta Sinopsis de Los Hijos de Noé, tengas ganas de leer el guión completo que iré publicando en sucesivas entregas.

Espero que lo disfrutes tanto como yo lloré al ecribirlo.

Te deseo la mejor y más intensa de las experiencias.

SINOPSIS LOS HIJOS DE NOÉ

Un guión de Oriol Villar-Pool

Un hombre mayor, Jaime de aspecto enfermizo, se observa sin reconocerse en un espejo. Mientras tanto su mujer, Doña Julia, se pelea por teléfono para conseguir un taxi que los lleve a la consulta del médico para una visita rutinaria.

Andrea, sla hija de ambos, se siente desorientada y dolida tras la ruptura con su novio Mario al que, aunque le cueste reconocerlo, aún le unen lazos profesionales y emocionales. Todo ello la ha hecho abandonar su trabajo y su hogar durante unos días, para acabar recalando ahora en casa de sus padres.

Andrea está preocupada por la salud de su madre y a sus espaldas trata de que la vea un psiquiatra. La cosa no va a ser fácil pues Doña Julia es una mujer de fuerte carácter y poco amiga de los médicos, sobre todo si éstos son para ella.

Un día al subir las escaleras de casa de su padres, Andrea se encuentra con Eufemia, la vecina de enfrente, a la que hace mucho que no ve y a la que encuentra muy deteriorada física y mentalmente.

Entre tanto la vida en casa de sus padres transcurre con la rutina que necesita un enfermo como Jaime. Vive cuidado por su mujer y por una enigmática muchacha ecuatoriana llamada Margarita.

Instalada en el hogar paterno y sin fuerzas para afrontar sus obligaciones con el mundo exterior, Andrea comienza a descubrir a su padre, con el que tanto compartió en tiempos pasados y al que a causa de la enfermedad creía haber perdido.

Muy a su pesar, Andrea se cita con Mario, su ex – novio, para aclarar algunos asuntos profesionales. Son socios en un despacho de abogados y la fuga de Andrea ha dejado muchos asuntos empantanados. Mario lega tarde y la cita no puede ir peor. Tanto es así, que Andrea huirá corriendo del bar sin querer saber nada más de él.

Doña Julia asiste a un extraño velatorio en el que Eufemia cobra más protagonismo que el finado. Jaime y Margarita hacen crucigramas en casa. La ecuatoriana se sorprenderá por la respuesta de Jaime ante una  pregunta sobre «los hijos de Noé».

Andrea decide regresar a su casa, pero al cruzar la puerta los recuerdos se le vienen encima, los mensajes del contestador le atormentan y acabará derrumbándose.

Las condiciones difíciles de vida en la casa le hacen valorar a Andrea de un nuevo modo a su madre, a la que a pesar de todo le seguirá resultando difícil confiarse.

Eufemia irrumpe en casa pidiendo socorro. Su marido se está muriendo. Andrea y Doña Julia acuden en su ayuda y descubren sus terribles condiciones de vida. #LosHijosDeNoe #Guion #Largometraje #OriolVillar Clic para tuitear

Una noche Eufemia, la vecina, irrumpe en casa pidiendo socorro. Su marido Osvaldo se está muriendo. Andrea y Doña Julia acuden en su ayuda, y al irrumpir en su hogar descubren las terribles condiciones en las que viven. Los ancianos son ingresados en un hospital y Doña Julia queda al cargo de su casa.

La tensión, el cansancio y los nervios hacen que Andrea y su Madre discutan a causa del tratamiento del psiquiatra y sobre el modo en que cada una de ellas afronta sus propios problemas.

Doña Julia ha llamado a una asistenta social con la intención de ayudar a sus vecinos, ésta queda tan impresionada tras la visita a la casa, que decide que los ancianos no pueden regresar allí y que hay que buscarles una residencia. Ante la insistencia de que no separen al matrimonio, la asistenta promete hacer lo que esté en su mano.

Andrea, su hermana Inés y Luisa van al cine. Luisa quiere saber qué tal le ha ido a su amiga con Héctor, el psiquiatra al que ha llevado a su madre y que al parecer es muy guapo, pero a pesar de su insistencia Andrea no suelta prenda.

Doña Julia visita a Eufemia en el hospital. Le lleva un paquete de cigarrillos haciéndola la mujer más feliz del mundo. Eufemia está aterrorizada ante la idea de perder a su marido y confiesa a Doña Julia la admiración que siente por ella, por la entereza con la que ha llevado siempre la enfermedad de su marido. Ante esta declaración, Julia confiesa la soledad que siente y lo difícil que fue para su marido, y es para ella, asumir una enfermedad en la que se empieza a morir por la cabeza.

Una noche Andrea al llegar a su casa. Descubre a su padre solo y desorientado en la escalera. Su madre está en casa de los vecinos y ella decide ir también. Allí Andrea podrá descubrir el miserable y extraño modo de vida de sus vecinos y el interés casi enfermizo que Eufemia sentía por ellos.

Andrea descubrirá el miserable y extraño modo de vida de sus vecinos y el interés casi enfermizo que Eufemia sentía por ellos. #LosHijosdeNoé #Guión #Largometraje #OriolVillar Clic para tuitear

Andrea y su madre charlan de manera distendida. Andrea descubre que su madre dibuja de manera casi obsesiva un retrato de su padre. Ese descubrimiento crea una complicidad entre las dos, que significará una posibilidad de mayor entendimiento y confianza.

Una tormenta obliga a Andrea a entrar en casa de sus vecinos para comprobar si las ventanas están bien cerradas. La soledad en la casa le permite observar con más detenimiento cada rincón de una lugar cargado de misterio, miseria y soledad.

Junto a una ventana, en la cocina, Eufemia había dispuesto un puesto desde el que observar a sus vecinos. Una silla, un cenicero y una manta raída parecen ser el lugar en donde su vecina pasaba las horas muertas espiando a Andrea y a sus padres, para combatir así su tremenda soledad.

Andrea ocupa el lugar de Eufemia y, antes de darse cuenta, se descubre escuchando en silencio la conversación que sobre ella mantienen sus padres al otro lado del patio.

Margarita intenta entretener a Jaime con un crucigrama, pero él ya no presta apenas atención. Lo intenta preguntando de nuevo por Los Hijos de Noé, pero en esta ocasión la respuesta será bien distinta.

Andrea está sola y meditabunda en el interior de su coche. Llueve en el exterior. Está frente a su casa pero no se decide a entrar en ella. Alguien llama a la ventanilla, es Héctor, el psiquiatra. La invita a tomar una cerveza y casi sin dudarlo ella acepta.

Ha pasado el tiempo. Eufemia y Osvaldo observan desde el otro lado de la calle a unos operarios que están tirando en un contenedor todas sus pertenencias. Su piso, propiedad de la Caja de Ahorros, ha sido vendido y ellos no tienen sitio para guardar todas sus cosas. La situación es dramática y Doña Julia y Jaime la observan desde la ventana de su casa. Tienen el corazón en un puño y Jaime no alcanza a comprender algo tan injusto.

Eufemia y Osvaldo observan desde el otro lado de la calle a unos operarios que están tirando en un contenedor todas sus pertenencias. #LosHijosdeNoé #Guión #Largometraje #OriolVillar Clic para tuitear

Andrea regresa a casa y al ver lo que allí ocurre, invita a sus vecinos a subir a casa de sus padres, cosa a la que acceden antes de acabar con pulmonía a causa del frío y  la lluvia.

Jaime y su familia pasan la tarde plácidamente en casa escuchando Jazz, en una estantería hay unas cintas magnetofónicas, en una de ellas hay grabado un mensaje que espera a ser encontrado. Nosotros lo escuchamos. Es algo que grabó Jaime, cuando aún estaba bien, dirigido a su mujer y a sus hijas. Quería darles las gracias por su cariño y sus cuidados y declararles su amor así para cuando él ya no lo pudiera hacer

© “Los Hijos de Noé” es un guión de Oriol Villar-Pool