Web del escritor Oriol Villar-Pool.. Descubrirás parte de mi trabajo. Relatos, Guiones y poemas. Apuntes sobre el amor, el odio y el horror

Rosaura. Un guión de Oriol Villar-Pool

Rosaura es un relato que escribí basandome en algunos de mis recuerdos de infancia y que podrás encontrar en este mismo blog. Aquí lo que vas a encontrar es una adaptación para el guión de un cortometraje que hice a partir del relato original. Creo que el resultado fue interesante y me permitió explorar las diferencias entre ambos lenguajes, el cinematográfico y el literario. Espero que tú también las encuentres y éstas sean de tu agrado.

La acción de «Rosaura…» transcurre a mediados de los años setenta en una casa de campo con dos plantas y jardín.
La casa no es un chalet, sino una casa de campo rehabilitada pues debe tener un aspecto algo misterioso.
La decoración interior es más bien sobria, y todas las ventanas de la planta baja deben estar enrejadas.
La historia tiene lugar durante unos días de verano y es ese ambiente, de tranquilidad y relajo, el que debe transmitirse en la primera parte.
No se trata de una historia de miedo, pero si tiene que verse rodeada por un halo de misterio y suspense.

PERSONAJES

TRISTAN: Tiene 10 años, es rubio, nervioso, cariñoso y bastante travieso. Posee ciertos poderes extraños que le permiten adivinar el futuro, lo que le convierte en un ser especial y algo desplazado e incomprendido.

ROSAURA: Tiene unos 20 años, es morena y guapa. Tiene un buen cuerpo que se adivina bajo el uniforme de doncella que siempre lleva puesto (más bien informal). Es muy sentimental y quiere mucho a los niños. En la señora de la casa ha encontrado una segunda madre.

CARLOTA: Es la hermana pequeña de Tristán, tiene 6 años, es una inocente y rompe a llorar por todo. También es rubia como su hermano.

PADRE Y MADRE: Son un matrimonio de unos 35-40 años, de buena posición y con cierto aire «Yuppy». Son un poco estirados para su edad y casi no se enteran de nada de lo que les ocurre a sus hijos, pues de eso se ocupa ROSAURA.

 

SEC. 1- ESCENARIO DE UN TEATRO. INTERIOR NOCHE.

Tras el telón aparece un hombre de mediana edad vestido de esmoquin. Se coloca en el centro del escenario y se dirige a los espectadores (a cámara).

PRESENTADOR

¿Cómo están?
Los productores de esta película creen que no sería justo presentársela
sin hacerles una advertencia.
Van a ver ustedes lo que les ocurrió a ROSAURA y a TRISTAN.
TRISTAN poseía ciertos poderes que por un momento
olvidó que sólo pertenecen a Dios.
Es una historia extraña, trata de algo que siempre
ha atormentado a los hombres,
del presente y del futuro. Espero que les guste…, quizá les inquiete.
Si alguno de ustedes reconoce en TRISTAN a su hijo,
espero que al llegar a casa lo comprenda mejor.

En fin, ya están advertidos…

SEC. 2 – TERRAPLEN JUNTO A LA FINCA. EXTERIOR DIA.

TRISTAN juega al fútbol. Está solo y se pone perdido de barro y tierra.

SEC. 3 – COCINA CASA DE TRISTAN. INTERIOR DIA.

La MADRE de TRISTAN ayuda a ROSAURA a redactar una carta de amor para su novio. En la radio suena un consultorio sentimental. Las dos están sentadas junto a la mesa.

ROSAURA

… por las noches me acuerdo mucho de ti, y…

MADRE

No, mujer. Dile algo más sentido. Algo así como (engolando la voz)
«siempre estás presente en mis pensamientos».

ROSAURA

Sonriendo avergonzada.

¿Usted cree?.

SEC. 4 – RECIBIDOR CASA DE TRISTAN. INTERIOR DIA.

TRISTAN cruza corriendo el recibidor. Lleva puestas unas botas de futbolista y va dejando, a su paso, un rastro de barro en el suelo de la habitación.

SEC. 5 – COCINA. INTERIOR DIA.

La MADRE de TRISTAN y ROSAURA continúan con la carta. TRISTAN entra corriendo y atraviesa la cocina hasta sumergir su cabeza bajo el grifo del fregadero para refrescarse. En el suelo ha dejado restos de barro. En la radio continúa el consultorio sentimental.
Con su entrada, el niño ha interrumpido a las dos mujeres, y tras el chorro de agua observa la mirada de reprobación de ambas.

MADRE

Señalando el barro del suelo.

¡Tristán!

TRISTAN

¡Mamáaa…!

El niño, con desgana pero obediente, coge una escoba y un recogedor y sale de la habitación para limpiar el barro.

MADRE

¡Qué crío éste!.
Continúa, Rosaura.

SEC. 6 – COCINA. INTERIOR DIA.

La MADRE y ROSAURA terminan de escribir la carta. La MADRE se levanta y sale de la cocina. ROSAURA mira la carta, la besa y se la pega al pecho suspirando. Por la ventana enrejada de la cocina, que está en la planta baja, asoma SUSI, una amiguita de CARLOTA.

SUSI

¡Hola, Rosaura!.

ROSAURA (Cariñosa)

¡Hola Susi, guapa!.

SUSI

¿Está Carlota?.

ROSAURA

No, se ha ido a la piscina.
Pero está TRISTAN.
¿Quieres que le llame?.

SUSI

Atemorizada.

¡No!…
Es que me da miedo…
Es muy raro.

ROSAURA

¿Pero SUSI?

SUSI

No, No,…
me marcho.
Adiós.

SUSI desaparece corriendo y ROSAURA sonríe con un cierto gesto de extrañeza.

SEC. 7 – RECIBIDOR. INTERIOR DIA.

La MADRE mira su reloj de pulsera y se detiene junto al teléfono. TRISTAN barre con esmero la habitación.

MADRE

Extrañada.

Qué raro que tu padre tarde tanto.
Ya debería estar aquí.
Voy a llamar a la oficina.

TRISTAN

Sin levantar la mirada.

Ha tenido un pinchazo.

Su MADRE sorprendida, gira la cabeza hacia TRISTAN y le mira con extrañeza. En ese momento suena el teléfono.

MADRE

Dígame… Sí cariño… Ya… ya… Bueno….
¿Tardarás mucho?… Ya…ya…
Bueno. Ven con cuidado.

(Cuelga).

ROSAURA entra en la habitación.

ROSAURA

¿El señor vendrá a cenar?.

MADRE

Sorprendida y distraída.

¡Sí!… Pero tardará un poco…(Hace una pequeña pausa).
Ha tenido un pinchazo y está cambiando una rueda.
Prepara el baño de los niños mientras tanto.

La MADRE mira fijamente a TRISTAN, que no da ninguna importancia al suceso, y sale de la habitación barriendo el suelo.

SEC. 8 – COCINA. INTERIOR NOCHE.

ROSAURA bate, con firmeza y sonoridad, los huevos para hacer una tortilla de patatas. En un rincón TRISTAN la observa en silencio. Da la vuelta a la tortilla con gran habilidad y mira sonriente al niño. Al acabar, casi susurrando, dice a TRISTAN:

ROSAURA

Ya está.
Venga, a cenar.

SEC. 9 – TERRAZA DE LA CASA. EXTERIOR NOCHE.

El PADRE, la MADRE, TRISTAN y CARLOTA cenan tortilla de patata y ensalada de tomate sentados a la mesa de la terraza. Dos farolillos, rodeados de insectos, iluminan la escena. La MADRE cuenta, divertida, anécdotas robadas de las cartas de ROSAURA.

TRISTAN y CARLOTA se aburren y piden permiso para ir a ver la televisión.

TRISTAN

¿Podemos ir a ver la tele?.

MADRE

Sí, anda.
Ir con ROSAURA.

SEC. 10 – SALON. INTERIOR NOCHE.

ROSAURA, con CARLOTA dormida en su regazo, y TRISTAN junto a ellas están sentados en el sofá del salón. En la televisión ponen «Solo ante el peligro». Gary Cooper queda solo en Plano General en mitad de la calle aguardando su incierto destino.

En Off se escucha discutir, de cualquier tontería, al matrimonio en la planta de arriba.

TRISTAN observa de reojo el escote de ROSAURA. Entre sus botones se adivinan sus senos.

Una fugaz imagen de ROSAURA semidesnuda cruza los pensamientos del niño.

ROSAURA descubre la mirada de TRISTAN.

TRISTAN

Yo ya sé qué va a pasar.

ROSAURA

¿Ya la has visto?.

TRISTAN

No…, pero ya sé cómo acaba.

ROSAURA

Sin hacer demasiado caso.

Anda,
calla y mira la tele.

El niño mira la televisión y ROSAURA, en silencio e intrigada, mantiene fija su mirada en TRISTAN.

SEC. 11 – DORMITORIO DE LOS NIÑOS. INTERIOR NOCHE.

ROSAURA arropa a CARLOTA en su cama y le da un beso de buenas noches.

ROSAURA

Susurrando.

Buenas noches.

CARLOTA

Casi dormida.

Enciende el «buenas noches» antes de irte.

Se refiere a una cajita de música que proyecta sobre el techo formas de luz de colores suaves y giratorias.

ROSAURA

Enciende el «buenas noches».

¿Tienes miedo?.

CARLOTA

Un poquito.

ROSAURA besa de nuevo a la niña y repite la operación con TRISTAN que, ya acostado, la está esperando.

TRISTAN

Mirando fugazmente el escote de Rosaura.

Hasta mañana ROSAURA.

ROSAURA

Percatándose de la mirada del niño, pero sin darle importancia, le besa.

Buenas noches, bandido.

ROSAURA trata de incorporarse pero TRISTAN se lo impide.

TRISTAN

Susurrando.

¿A ti te doy miedo?.

ROSAURA

Sorprendida pero tratando de quitar hierro al asunto.

¿Por qué me ibas a dar miedo?

TRISTAN

Nadie quiere estar conmigo.
Dicen que soy raro porque adivino el futuro.

ROSAURA

Sin saber qué decir.

No tienes que hacer caso…
Todos te queremos mucho.
Pero lo de adivinar el futuro es mejor que no lo vayas contando por ahí,
porque la gente no suele entender bien estas cosas
y siempre piensa cosas raras.
¿Me prometes que a partir de ahora guardaremos eso
como un secreto entre nosotros?.

TRISTAN

Pero… ¿Y si sé lo que va a pasar?.

ROSAURA

Pues…

Dubitativa.

Pues me lo dices a mí. ¿Vale?.

TRISTAN

Vale.

ROSAURA

Y ahora a dormir,
que ya es muy tarde.

Desde la puerta, ROSAURA mira a los dos niños en sus camas y sonríe cariñosamente. Apaga la lámpara de la mesilla de noche de TRISTAN y se va en silencio. El «buenas noches» ilumina con ternura la habitación mientras suena la cajita de música, ya casi sin cuerda. Se apagan música y luz a la vez. En la habitación sólo quedan los ojos abiertos del niño que, pensativo, observa el techo, donde las ramas de los árboles próximos a la casa crean sombras en movimiento. Todo parece envuelto en un halo de misterio.

SEC. 12 – VENTANA DEL DORMITORIO DE ROSAURA. EXTERIOR NOCHE.

Desde el exterior vemos a ROSAURA en su habitación (está en la planta baja y como la de la cocina también está enrejada). La muchacha se dispone a acostarse. Se desviste poco a poco; se pone el camisón y se arrodilla a los pies de la cama para rezar, agradeciendo a Dios los favores concedidos durante el día.

TRISTAN escondido tras la reja, observa excitado y nervioso el «stripteasse» de la joven.

Sólo oímos ligeramente las oraciones de ROSAURA, por lo demás, el chorro de agua de la fuente; el canto de los grillos; y alguna moto lejana, son los sonidos que acompañan a TRISTAN en su aventura.

SEC. 13 – DORMITORIO DE LOS NIÑOS. INTERIOR DIA. (AMANECER)

TRISTAN se revuelve en su cama, está sudoroso y tiene una pesadilla. Se despierta sobresaltado. Se incorpora bruscamente en la cama y exclama.

TRISTAN

¡Rosaura!.

SEC. 14 – COMEDOR DE LA CASA. INTERIOR DIA.

Toda la familia y ROSAURA trabajan sin descanso. Están preparando hasta el último detalle para la cena de aniversario del matrimonio.

CARLOTA observa, divertida, el ajetreo desde lo alto de la escalera.

PADRE

A su mujer, enseñándole una botella de vino

¿Qué te parece éste?.

MADRE

Con un cierto reproche.

Cariño no seas rácano, caramba, que no se hacen todos los días
diez años de casados. Qué menos que un Viuda de Palermo del 64,
¿No te parece?.

La MADRE supervisa con meticulosidad la pulcritud y la limpieza de toda la vajilla.

TRISTAN persigue durante toda la secuencia a ROSAURA. Parece que trata de prevenirla de algo, pero ella no le hace ningún caso.

ROSAURA

¡Déjame ahora, no ves que estoy ocupada!.

 

SEC. 15 – COCINA. INTERIOR DIA

ROSAURA entra en la cocina y TRISTAN lo hace tras ella.

TRISTAN

Pero ROSAURA por favor escúchame que tango que decirte una cosa.

ROSAURA (molesta)

Que me dejes trabajar. ¡Hombre!.

TRISTAN

Harto ya de perseguirla se decide a hablar.

Hoy habrá una tormenta…

ROSAURA

¿Una tormenta?
pero si hace un día estupendo.

TRISTAN

Pero yo sé que habrá una tormenta.

ROSAURA

Ya estás otra vez con eso. ¿No quedamos en que ya se había acabado?.

TRISTAN

Me dijiste que te lo contara a ti…

ROSAURA (desconcertada)

Bueno, sí…Pero déjame trabajar.
¿Por qué no te vas a jugar con CARLOTA?.

TRISTAN

Sin hacer caso a la muchacha).

Cuando empiece escóndete.
¡Por favor ROSAURA!.

ROSAURA (enfadada)

¿Qué me esconda?
¡¿Pero tú te crees que hoy me puedo poner a jugar
con el trabajo que tengo?!
¡Venga, sal de aquí y déjame en paz!.

TRISTAN (enfadado también)

¡Vale! No me hagas caso
pero hoy he soñado que te caía un rayo
y te morías quemada.
¡Tú verás lo que haces!.

A ROSAURA, estupefacta, se le cae un plato de las manos y comienza a gritar y llorar.

ROSAURA (a voz en grito)

¡Señorita!.

TRISTAN (asustado)

¡No grites, por favor!.

Corriendo entran en la cocina el PADRE, la MADRE y tras ellos CARLOTA.

PADRE:

¿Pero qué pasa?.

ROSAURA

Llorando se echa en brazos de la MADRE.

Yo me voy de aquí. Este niño es un demonio
y me dan miedo las cosas que dice.

PADRE

Da un cachete a TRISTAN.

¿Pero qué le has dicho?, ¡majadero!.

TRISTAN (asustado)

…Nada.

PADRE (dando otro cachete)

¿Cómo que nada?,

Y ¿Por qué llora entonces?.

CARLOTA rompe a llorar mientras la MADRE tranquiliza a ROSAURA.

ROSAURA

A la MADRE, lloriqueando.

Dice que hoy me va a matar un rayo…,
que lo ha soñado…,
que tenga cuidado…, que..

MADRE

Pero hija mía, cómo le haces caso.
No ves que son cosas de críos.

El PADRE abofetea otra vez a TRISTAN.

ROSAURA

Pero siempre adivina lo que va a pasar y…

MADRE (tajante)

Eso no son más que tonterías,
y tú ya deberías saberlo.

PADRE (sorprendido, pues no sabe de qué hablan)

Que adivina…¿Qué adivina, qué?.

MADRE

Nada cariño. Tonterías.

CARLOTA

Es verdad.

Siempre sabe lo que va a pasar.

TRISTAN, en silencio, llora protegiéndose el rostro de las bofetadas de su PADRE. Mira a ROSAURA y ésta se da cuenta.

ROSAURA

Muy nerviosa.

¡No me mires, no me mires, que me das miedo!.

El PADRE y la MADRE se miran sorprendidos y confusos, dándose a entender con un gesto que no entienden nada.
El PADRE y la MADRE salen de la cocina riñendo a TRISTAN. Oímos (en Off) la reprimenda en la habitación contigua. En la cocina queda sola y llorosa ROSAURA.

PADRE Y MADRE: (Off)

Pero tú eres tonto… No te das cuenta que asustas a ROSAURA con tus tonterías…
Mira como llora… A ver quien es el guapo que la consuela ahora.

Bajando el tono.

No estoy dispuesta a que me chafes la cena.
Parece que elegís a propósito los días para fastidiarmelos,
(etc…, etc…,).
Vete a tu cuarto y no salgas de allí hasta que yo te lo diga.

CARLOTA, que estaba en un rincón de la cocina, también compungida mira a ROSAURA y se echa en sus brazos. Las dos quedan abrazadas en el centro de la habitación.

SEC. 16 – TERRAZA DE LA CASA. EXTERIOR ATARDECER.

ROSAURA camina nerviosa por la terraza de la casa. Allí prepara el aperitivo para los invitados, que ya están a punto de llegar. Se tropieza con todo y se le caen las cosas. Los padres se miran con resignación y un cierto desagrado. TRISTAN observa desde la ventana de la ventana de su habitación, donde sigue castigado.
A CARLOTA los traspiés de ROSAURA le hacen gracia, y sus padres le recriminan por ello.

MADRE

Recriminando y tratando que ROSAURA no la oiga.

¡Carlota!

PADRE

Mira el reloj.

Ya son las ocho de la tarde.

PADRE

¿Te parece que vayamos hasta la carretera a esperar a los invitados?.

MADRE (en voz baja)

Sí, mejor, porque ROSAURA me está poniendo nerviosa.

PADRE (en voz baja)

Vamos.

MADRE

Elevando el tono y dirigiéndose a ROSAURA.

Vamos a la carretera.
¿Ya está todo a punto, verdad?.

Se van.

ROSAURA

Sí señora. (entre dientes)
¡No te fastidia!.
Y a mí que me parta un rayo.

ROSAURA al darse cuenta de lo que ha dicho, se santigua y asustada se adentra en la casa aterrorizada.

SEC. 17 – PUERTA DE LA FINCA. EN LA CARRETERA. EXTERIOR ATARDECER.

Los padres llegan paseando hasta la puerta de la finca. Al llegar a la carretera se detienen a observar el paisaje. Desde allí se divisa todo el valle y un bonito atardecer.

PADRE

¿Quieres un cigarrillo, cariño?.

MADRE

No, ahora no. Gracias.

El PADRE se dispone a encender un cigarrillo…

MADRE

¡Paco, mira!.

PADRE

¿Qué?.

MADRE

Señalando un enorme y negro nubarrón.

El cielo…La nube. (nerviosa).

PADRE

¡Joder! (sorprendido)

¿Pero de dónde ha salido eso?

A ver si se nos va a chafar la fiesta para acabar de rematar el día.

Suena un trueno lejano.

MADRE

Dios no lo quiera.

El PADRE intenta encender de nuevo su cigarrillo. En el momento en el que prende la llama de su mechero estalla un enorme rayo, que casi los ciega, seguido por un impresionante trueno.

PADRE Y MADRE (a la vez)

¡ROSAURA!.

En ese momento empieza a caer un intenso aguacero y los dos corren hacia la casa.

SEC. 18 – RECIBIDOR. INTERIOR ATARDECER MUY OSCURO.

La casa está a oscuras. No hay luz eléctrica a causa de un apagón. Se escuchan los fuertes truenos del exterior y los relámpagos alumbran fugazmente las dependencias.
Por la puerta entra un halo de luz generado por una lámpara de camping, tras ella llegan los padres atemorizados.
Esta misma escena se repite en su recorrido por otras habitaciones. La tormenta va en aumento.

SEC. 19 – DEBAJO DE LA ESCALERA. INTERIOR NOCHE TORMENTOSA.

Los PADRES en su recorrido en busca de su familia alumbran debajo de la escalera. Allí CARLOTA llora en un rincón, al ver a sus PADRES llama a mamá.

CARLOTA

¡Mamá!.

Su MADRE trata de tranquilizarla.

CARLOTA (llorando asustada)

Mamáaa… El trueno… Se ha ido la luz…
He pasado mucho miedo…

Apenas entendemos sus palabras.

MADRE (tranquilizándola)

Bueno… Bueno…

Ya está, ya ha pasado todo.

PADRE (impaciente)

¿Y Rosura?
¿Sabes dónde está?.

MADRE (con dulzura)

¿Sabes dónde está Rosaura?

La niña niega con la cabeza

¿y Tristán?.

Niega de nuevo con la cabeza.

De entre la oscuridad, en la que no vemos nada, oímos la voz de TRISTAN.

TRISTAN

Estoy aquí…,
no me ha pasado nada.

TRISTAN avanza hacia la luz en silencio y le vemos aparecer como si de un ánima se tratase.

PADRE (muy nervioso)

¿Y Rosaura?.
¿dónde está?.

TRISTAN

Señalando hacia la habitación de la muchacha.

En su habitación.

PADRE

Duda antes de hacer la pregunta por parecerle ridículo que su hijo vaya a saber responderle.

¿Está bien?…, ¿le ha pasado algo?…

La MADRE les observa temerosa con la niña en sus brazos.

TRISTAN: ¡No!. No le ha pasado nada.

SEC. 20 – HABITACION DE ROSAURA. INTERIOR NOCHE.

ROSAURA, en un rincón de la habitación, llora cubierta de mantas. La tormenta continúa en el exterior. Los relámpagos nos ofrecen un aspecto fantasmal del dormitorio.
La familia llega precedida por la luz de la lámpara (que a partir de ahora será quien ilumine la habitación) . La MADRE levanta del suelo y abraza a la chica que llora aterrada.

ROSAURA (llorando)

Creía que iba a morirme.

MADRE

Tranquila, mujer.
Ya pasó todo, etc…

Desde un extremo, junto a la puerta y sintiéndose algo culpable por todo aquello, TRISTAN observa la estampa compungido y a punto de llorar.
En un momento se cruzan las miradas de TRISTAN y ROSAURA, y ambos la mantienen unos instantes, mirándose fijamente.

SEC. 21 – COCINA. INTERIOR DIA (POR LA TARDE).

El aceite hierve en la sartén friendo patatas. El cuerpo de ROSAURA se mueve rítmico al batir los huevos en un cuenco. A lo lejos suena el televisor. En el transistor oímos un consultorio sentimental.
Tras las rejas de la ventana, TRISTAN observa semiescondido a ROSAURA. Ella
Descubre al niño y trata de no hacerle caso, pero al cruzar sus miradas el niño le lanza una tímida sonrisa de complicidad. ROSAURA retira su mirada unos instantes, pero al mirarlo otra vez, no puede reprimir la misma sonrisa cómplice.
ROSAURA vuelve la tortilla con precisión, y sin apartar su mirada de TRISTAN le lanza un beso.
TRISTAN sonríe feliz.

TRISTAN

¡Qué suerte que a veces me equivoco!. ¿Verdad?.

© “Rosaura” es un guión de Oriol Villar-Pool

2 comentarios

  1. cristian

    Me ha gustado, pensaba que todo conducía a un desenlace que me parecía claro y cuando pensaba que no me sorprendería lo ha hecho.
    ¿Tienes pensado hacer el corto?

  2. oriol villar r de hinojosa

    Muchas gracias Cristian por tu amable comentario.
    Rosaura es un texto al que le tengo mucho cariño pues está enraizado en los recuerdos más profundos de mi niñez.
    Escribí el relato que inspira este guión como homenaje a aquella época de veranos tormentosos y miedos profundos.
    Aquí te dejo el enace por si te apetece leerlo https://oriolvillar.es/rosaura-un-relato-de-oriol-villar-r-de-hinojosa/
    Me alegro de que te sorprendiera el final y te haya dejado un buen sabor de boca.
    Lo cierto es que no está entre mis planes llevarlo a cabo y transformalo en un corto, pero tampoco me disgustaría la idea.
    Nunca se sabe.
    Muchas gracias de nuevo por tu comentario y un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *